Hacéte Tiempo Para Pasar Con Vos Misma

A veces sentimos que tenemos que estar las 24 horas del día ocupadas, con actividades que involucren productividad o gente. ¿Cuántas veces al día, mes y hasta al año pasás disfrutando de actividades sola?

Sumar tiempo para encontrarnos con nosotras mismas, recargar baterías y ser un poco indulgentes y egoístas nunca viene mal. Así que aprovechá el envión del año que empezó y mímate con estas actividades que podés aprovechar para hacer sola.

Andá al cine o al teatro acompañada por vos. Si vas sola, no tenés que ponerte de acuerdo con nadie sobre qué peli elegir y no hace falta compartir tus pochoclos. Este tipo de salidas sirve para cambiar de aire y distraerte del día a día

Viajá a un lugar nuevo. No hace falta que sea a un lugar muy lejano ni muchos días. Puede ser una escapada del fin de semana que te sirva para reconectar con vos, con tus ritmos y sin las presiones que significan un viaje en pareja o en grupo. Todas las elecciones van a ser tuyas, así que no hay nada que consensuar.

Invitate una cena increíble. Perdele el miedo a una reserva para uno. Disfrutá de un buen plato y un rico vino on your own. Si te copa cocinar, además, podés sumar a tu experiencia una clase de cocina gourmet que termine en una degustación de tus comidas favoritas. Bonus point: adquirís una nueva habilidad para tu lista de logros.

Visitá un museo. Tomate el tiempo que tengas ganas para pararte frente a cada obra, caminá despacio y disfrutá de todo el lugar. Por lo general los museos, además de ofrecer actividades súper interesantes, son un espacio de calma donde podés reflexionar con tu propia compañía.

Tomate un día de spa. Aprovechá tu “me time” para relajarte y sacarte todas las preocupaciones que tenés dando vueltas. Elegí un lugar que tenga masajes, sauna y jacuzzi así vivís la experiencia completa.

Perdete en una librería. No hay nada más lindo que el olor a libro nuevo. Sumale un latte grande y estás en el paraíso.

Aprovechá las librerías que tienen espacios especiales para que ojeés sus títulos y llevate una historia hermosa a tu casa.

Andá a ver a tu artista favorito. Comprate una entrada para ir a ver a esa banda que nadie más entiende, o aprovechá los recitales gratuitos que ofrece la ciudad y concéntrate en la música. Cuando vas a un show sola, no tenés más preocupaciones que prestar atención a lo que está pasando. Además, sos libre de cantar todo lo que quieras como quieras y cuando quieras.

Armá un visión board. Usá las revistas viejas que están dando vueltas en tu casa, fotos, colores, y volvete una nena otra vez jugando a hacer un collage de todo lo que te gustaría que suceda en los próximos meses. Proyectá todos tus sueños, deseos y metas y súmale mucho color para tener todos los días un cuadro inspiracional de lo que querés lograr.

Probá un deporte nuevo – o salí a correr – Así vas a quemar energías y sumar endorfinas que hacen que te sientas mucho mejor. Después de pasar tiempo sola en una clase que nunca imaginaste hacer, vas a ver cómo te sube la adrenalina y las ganas de seguir mejorando.

No hagas nada. A veces pasar tiempo con una misma requiere solo eso. Estar con una. Por eso, quizás sólo necesitás salir al parque a pasar tiempo con tus pensamientos, estar una tarde entera escribiendo, o hasta tomando un baño de burbujas con tu disco favorito.

No importa cuál sea tu elección, pasar más tiempo con vos siempre es una buena opción. ¡Animate!

 

Aún No Hay Comentarios

Comments are closed