Blog Single Post

23

enero

Ene 23, 2018

S.O.S. ACNE

¡Sigue estos 10 consejos para combatirlo!

Cuando llega la hora de maquillarnos o lucir ese nuevo conjunto de ropa que nos fascina, hay un enemigo que puede jugarnos una mala pasada: el acné. Desafortunadamente, esta afección de la piel es típica de la adolescencia y muchas veces resulta inevitable.

Sin embargo, hay algunos consejos que puedes seguir para cuidar tu piel y reducir al mínimo la aparición de granitos. ¡Pon en práctica estos trucos sencillos!

  1. Ante todo, lo más importante para evitar el acné es mantener una rutina de limpieza de la piel. Lava tu rostro a diario y, si es posible, incluso dos veces al día. Utiliza un jabón neutro y agua tibia.
  2. Cambia regularmente la toalla que utilizas para secar tu cara. Una toalla sucia acumula bacteria y eso puede introducirse en tu piel, llevando a más acné.
  3. Evita el maquillaje cuando practicas deporte. El sudor debe salir por los poros, sin que haya maquillaje bloqueándolo.
  4. Utiliza una crema humectante. Aunque pienses que engrasará la piel, sucede todo lo contrario. La humectación mantendrá tu rostro en equilibrio y evitará una sobreproducción de grasa natural.
  5. No olvides beber ocho vasos de agua por día. La hidratación es clave para mantener tu cuerpo y tu rostro saludables.
  6. Evita la pasta dental y otros trucos caseros para tratar tu acné. Si quieres combatirlo con algún producto, consulta con un dermatólogo para escoger la medicación adecuada.
  7. Aliméntate saludablemente. Comer fruta y verdura es muy importante para cuidar el cuerpo, tanto por dentro como por fuera. ¿Otros alimentos que benefician la piel? Huevo, legumbres, nueces y quínoa.
  8. ¡Mantén las manos lejos de la cara! Resiste la tentación de tocar tus granitos.
  9. Cambia la funda de la almohada con frecuencia. Allí se acumula suciedad, que puede regresar a tu piel cada noche.
  10. Por último, asegúrate de consultar con un adulto de tu familia o médico especialista antes de iniciar cualquier tratamiento para la piel. ¡Es importante saber si eso que quieres utilizar es seguro y apropiado para ti!